Desde tiempos muy lejanos los maoríes tenían una danza que combinaba distintos elementos luminosos para ofrecer un espectáculo imperdible. Este baile es la danza Poi. Con los colgantes luminosos y su cordón flúor se pueden usar de igual manera que las cariocas de fuego por la noche.